martes, 4 de octubre de 2016

Mi primer trabajo en España

Yo no conocía como era coger el tren hacía mi destino. La chica que me recibió en Madrid, España, no tenía tiempo para enseñarnos a su prima y a mi a como utilizar los medios de transporte en la capital de éste país. Un día nos levantamos a las 5:00 am para empezar a buscar trabajo (no era tan fácil ir y coger el tren sin saber si te vas a perder o si te vas a pasar de tú destino) pues más o menos nos explico la chica por teléfono el como se cogía el tren ( METRO DE MADRID ).

Un día cogimos el tren y fuimos para Ríos Rosas ( LINEA 1 DE METRO ) a una Iglesia ( Caritas, le llaman así porque nos ayudan a nosotros los extranjeros a encontrar trabajo y a donar ropa o comida). Continuando con  la historia, ese día nos perdimos (mi compañera y yo) y la única opción allí era preguntar a la gente...

"No todas las personas a las que les preguntas donde queda tal sitió te lo dicen. Piensan que vas a pedir dinero o sencillamente no tienen la bondad de decirte dónde queda tal sitió, se hacen  que no te escuchan o te quedan viendo con  cara  de "déjame en paz" 


Seguíamos preguntando hasta qué encontramos una señora muy amable y nos indico el camino.
En esa Iglesia solo aceptan a personas jóvenes ( pero no tan joven como lo era yo en ese año). Sólo podían entrar 21 personas de las que estábamos y éramos como 50 personas, las demás que no pudieron pasar se tuvieron que ir a su casa o a otra Iglesia(Caritas) a buscar otra oportunidad de trabajo.

Yo tuve  suerte, junto  con mi compañera de viaje (nosotras éramos las número 15 y 16) ya qué allí hay que madrugar para hacer la cola y poder entrar (en la mayoría de Iglesias de Caritas).
Ya una vez dentro pasaron lista y me llamo una monja en privado que fuera a su oficina. Estando allí me dijo:

"Tú qué haces aquí en éste país, estás muy niña, vete a tu país a estudiar y a estar con tus padres"

Cuándo me dijo eso, fue como que me dieran un puñetazo en la cara, me sentí tan decepcionada en ese momento... Y le respondí con mucha amabilidad:
"Miré señora, yo no he venido a este país solo por conocer o solo para darme el lujo de que estuve en España, si he arriesgado todo por estar aquí ( mi familia, mis amigos y toda mi vida en Honduras) es para tener una vida mejor y poder estudiar la carrera que tanto he deseado MEDICINA y cueste lo que me cueste yo saldré a delante por mi misma y si a usted no le agrada que yo esta aquí me voy. "


Me dio tanto coraje que en ese momento no me acordé que estaba frente a una persona que me podía ayudar a encontrar trabajo, que si hubiera sido otra persona hubiese agachado la cabeza, pero me dió igual lo que me dijera en ese momento, yo lo que sentía era mucha rabia. La monja me dijo que era muy valiente al estar en éste país sola sin nadie que te pueda ayudar cuándo necesites.

Pero yo sabía que si todo lo hacía bien y luchaba por un trabajo lo iba a conseguir y no iba a necesitar a nadie ...y así fue. Después de tantos días que me levantaba la las 5:00am hasta las 8:30pm y andaba todo el día buscando trabajo por fin encontré uno cuando menos me lo esperaba. Ya estaban cerrando la Iglesia, me acuerdo que iban a ser las 7:00pm cuando llegue a esa Iglesia y le dije a la persona encargad si le quedaba algún trabajo. Ella me dijo que había uno pero no creía que tendría suerte a la hora de que me entrevistaran para dicho trabajo. Dejé el número de mi móvil y me dijo que esperarse a ver si me llamaban, ese día regrese muy contenta a casa, ya hacía un mes sin tener trabajo pues en todos los sitios  dónde yo iba me decían :

"¿TIENES PAPELES, TIENES EXPERIENCIA, SABES COCINAR COMIDAS ESPAÑOLAS?" 

...y que va, yo no sabía nada de eso, por eso me rechazaban y siempre me decían que no había nada para mí.

El fin de semana, un sábado me llamaron del  trabajo al que dí mi contacto a la monja. Querían que ese mismo día me presentara a la entrevista...y yo feliz, por fin una noticia buena.

Me fui a la entrevista y todo fue  muy bien. La señora tenía 6 niños de edades muy difíciles, de 3 años hasta los 15 años, casi todos seguidos se llevaban un año.
Pues a la señora le caí muy bien, el único problema era qué era muy joven e  iba a cumplir 19 años, aquí en España, a esa edad para los españoles, eres la niña de la casa, mientras que en Honduras eres una mujer completa, pero aquí es muy diferente.

El caso es qué por suerte había una chica trabajando con ellos y la señora tenía confianza en ella y le comento su opinión, pues no sabían que hacer conmigo... Pues la chica la respondió qué me diera una oportunidad . que a veces las cosas no son como parecen.

Me fui a mi casa ilusionada de la entrevista. El domingo por la mañana me llamaron de nuevo y me dijeron: ¿quieres empezar mañana a trabajar? Era un día lunes y yo con la alegría en mi corazón y mis lágrimas saliendo de mis ojos les dije con aquella fuerza "QUE SÍ", que estaría allí puntual.


Luego la chica que trabaja allí me comentó qué ellos no me iban a contratar por mi edad y que ella les dijo que me dieran una oportunidad... y fue así como yo empecé mi primer trabajo y hoy en día, mi primera compañera de trabajo en España, es actualmente mi mejor amiga.

Cualquier pregunta os dejo mis redes sociales para que os responda de manera directa:




...hay más abajo...

O mediante E-Mail para recibir mis artículos

Google+ Followers

Sígueme en Instagram

Los artículos más vistos del mes